El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha presentado este martes un estudio destinado a que los jueces escriban bien y claro, de manera que los ciudadanos entiendan los escritos jurídicos cuando se vean implicados en algún pleito.

En la sede de su departamento, Caamaño ha presentado el 'Informe de la Comisión sobre la modernización del lenguaje jurídico', en cuya elaboración han participado miembros de su Ministerio, de la Real Academia Española (RAE), del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y de la Abogacía Española así como profesores de Universidad y profesionales de los medios de comunicación.

El ministro ha puesto de relieve la importancia de este "ambicioso" y "pionero" informe para dejar atrás la "baja calidad comunicativa de la Justicia" en favor de una Administración que le transmita seguridad y certeza. "Una Justicia que no se comprende difícilmente puede ser entendida como Justicia", ha proseguido Caamaño, quien ha señalado que en dicho manual se dan recomendaciones a jueces y profesionales de la Justicia para que se haga efectivo el “derecho a entender” de los ciudadanos. Por este motivo, tras analizar miles de sentencias y escritos judiciales, se dan recomendaciones sobre usar párrafos cortos y evitar los subjuntivos.

Caamaño destacó que el lenguaje jurídico debe ser “sobrio” y comprensible. Aseguró que los escritos judiciales de lenguaje complejo son algo que “hace daño” a los ciudadanos. Como ejemplo, el ministro leyó una parte de una reciente sentencia, que destacaba por su extensión y difícil comprensión.

  Silvia Martínez García - Abogada